¡Hola bonitxs!

Como ya sabéis hace unos meses viajé a Londres y para mi fue un viaje muy muy esperado. Antes de irme ya tenía planeado hacer un post sobre la experiencia pero lo fuí dejando y….bueno, ya sabéis. Así que hoy voy a hablaros de cómo fue mi viaje y haré algunas recomendaciones sobre sitios que descubrí, restaurantes y alguna que otra cosa que no os podáis perder si queréis viajar a Londres en un futuro. Iré subiendo un post por día de viaje, para que no se haga tan pesado, porque me ha quedado realmente largo… ¡Empecemos!

10 de abril

Salí del Aeropuerto del Prat a las 6.30. Llegué a Londres a las 7.30 hora local  (GTM -1) al Aeropuerto de Stansted (un verdadero horror porque la terminal está como separada del edificio principal y hay que ir con lanzaderas-monorraíl hasta él y no hay nada señalizado). Aún y así el vuelo de ida fue una verdadera delicia, viendo amanecer mientras me comía un croissant caliente :). Llegué a desesperarme verdaderamente al encontrarme en un país extraño y sin manera posible de que el wifi del aeropuerto se conectara, hasta que pensé…de eso se trata, de que te busques la vida. Desde el aeropuerto fuí hasta Liverpool Street Station en el Stansted Express, súper cómodo, con servicio de desayuno y, si lo coges exactamente con unos tres meses de antelación, súper barato (suele costar unas £32 ida y vuelta y yo lo conseguí por £16). Una vez allí pasé por una odisea para contactar con la amiga que vive en Londres y en cuya casa iba a quedarme. Después pasamos todo el día haciendo turismo, de 11 de la mañana a 12 de la noche. Exhaustas era poco, pero queríamos aprovechar el tiempo juntas porque ella trabajaba y no ibamos a estar más que otro día las dos. Ese día visitamos los monumentos más importantes, haciendo una ruta andando: Camden Town (metro), Tower of London, Bridge Tower, HSM Belfast, City Hall, London Bridge, Bank of England, Monument to the Great Fire (con una historia que me dejó un poco pillada, si queréis leerla pinchad aquí), St. Paul’s Cathedral, Millennium Bridge (el de Harry Potter sísí), House of Parliament+Big Ben, Whitehall, Horse Guards Parade, Trafalgar Square+National Gallery, Picadilly Circus y China Town.

Camden Town es todo lo que dicen de él y más. De todo el presupuesto que tengáis para el viaje, llevaos un buen pico porque a uno se le van los ojos de la de cositas que hay para comprar… Os aconsejo que, después de mirar los días que lo abren (porque no está abierto toda la semana), vayáis lo más al final del viaje. Yo fue lo primero que visité y debería haber comprado los recuerdos allí, que son más baratos e iguales que en otros sitios, pero no, porque soy así y prefiero gastarme el doble (véase la ironía). No dejéis de visitar la parte de las tiendas artesanales, son muy muy chulas.

La Tower of London, el Tower Bridge y el City Hall me gustaron muchísimo pero lo que más me sorprendió fue como se mezclaba lo moderno con la arquitectura más clásica. Normalmente la mezcla de estilos no me gusta pero en este caso lo han hecho sorprendentemente bien. He puesto un par de fotos en la galería para que veáis a lo que me refiero. Una curiosidad: el color del Tower Bridge cambia a placer de la reina: cuando se cansa, pide que le cambien el color.

St. Paul’s Cathedral es también una maravilla arquitectónica. Creo que era el lugar que más ansiaba visitar pero como soy una fan súper fan de fotografiarlo todo y no dejaban fotografiar el interior, me llevé una gran decepción y casi ni disfruté de la visita (aunque en medio de mi indignación pude hacer una foto de escaquis de la entrada por dentro). Es más, la disfruté tan poco que casi ni me acuerdo de cómo era por dentro. En fin. Tuvimos la suerte de que empezó en aquél momento una misa y pudimos escuchar la música del grandísimo órgano y ver cómo los monjes repartían incienso con el botafumeiro. Fue muy bonito. Al salir nos acercamos al Millennium Bridge, el puente que se rompe al principio de la película de Harry Potter y el príncipe mestizo.

Después nos dirigimos al oeste de la ciudad, hacia el distrito de Westminster, a ver la joya de la corona: Big Ben. Qué puedo decir. Me parece la cosa más bonita que he visto en mi vida. Y mira que es simple. Un poco decepcionante su altura, porque es más bien bajito y gordinflón, pero aún y así es el sitio más bonito de Londres. De hecho creo que lo visité todos los días del viaje; vendría a ser el equivalente de la Catedral de Notre Dame de París. Tuve la “suerte” de escuchar las campanas sonar y fue casi mágico; tiene un sonido potente y limpio. Precioso.

Después nos dirigimos a Whitehall a ver la residencia del Primer Ministro, a la Horse Guards Parade, a Trafalgar Square y Picadilly Circus y éstas dos últimas (sobre todo Picadilly) me decepcionaron bastante, aunque quizá se debiera a que estaba muy cansada. Finalmente, llegamos a China Town. No es tan “chino” como nos hacen creer ni por asomo pero está plagado de restaurantes. Aquí sí que voy a hacer una recomendación: el Restaurante Beijing Dumpling, un 12/10. Toda la comida que implica pasta o tipo bollitos chitos se hace en directo, es decir, tú puedes ver como la fabrican, así que es comida 100% casera. Esa noche mi amiga pidió todo lo que creyó que podía gustarme y al final acabamos llevándonos como 20 dumplings a casa, pero TODO absolutamente TODO está buenísimo. Personalmente os recomiendo el plato llamado “La Capital ‘Zha Jiang’ Sauce”, tallarines gruesos caseros picantes con carne. Es lo más bueno que he probado en mi vida. En serio. A riesgo de perder el avión de vuelta, volví a comer más el último día.

Ese día hizo un frío de los mil demonios y mira que llevaba un plumón especial de nieve, pero el viento era helado. Así que al final llegamos a las 12 de la noche a casa congeladas y tremendamente cansadas. Por suerte, no llovió.

Consejo para el primer día: hay que informarse bien de las tarjetas integradas para ir en transporte público. Si haces las cuentas, es mejor coger un ilimitado diario si vas 4 días o menos porque sino sale muy caro. Yo fui 5 días, así que nada más llegar me compré una tarjeta Oyster de viajes ilimitados a 7 días que me costó unas £55, contando el precio de la tarjeta. Si al final de tu viaje devuelves la tarjeta te devuelven las £5 que vale ésta. Muy bien todo.

 

Continuará… 🙂

 

Eris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s