218 días en reconstrucción

Hay veces en las que he querido gritar. Aún a veces me pasa. En mis peores momentos he querido tener poderes y poder arrasar ciudades. La rabia es muy mala.

Por otra parte, tengo un reto aún mayor que el de mantener mi autocontrol: el de rehacerme a mí misma. Siempre pensé que las cosas serían como antes pero lo cierto es que las cosas han cambiado, para bien. Ahora no me amilano y llamo a las cosas por su nombre y no permito que nadie diga que está por encima de mi. En estos meses he vuelto a empezar de nuevo lo que dejé aparcado el agosto pasado -y sí, digo empezar porque Dios me libre de volver dónde lo dejé-, me he reconciliado con la lectura y un poco conmigo misma; he viajado sola, me gradué y he descansado muchísimo este verano, pensando que quiero hacer con mi carrera profesional (aunque…en esto no he llegado a nada claro aún).

Desde luego, como experiencia destacable elijo el viaje a Londres. No voy a decir que la ciudad me volvió loca pero me sentí tremendamente independiente y capaz de cualquier cosa.

También he tenido tiempo para reconciliarme con mi pasado, y tiempo para sentirme muy muy querida. La verdad es que no me puedo quejar; cuando las cosas se hacen bien se dice y punto. Ahora estoy en ese punto de calma absoluta en el cual parece que todo va a venir rodado; todo son planes a corto y largo plazo y la verdad es que eso me hace muy feliz. Así que los berrinches..sólo son una pequeña parte de mi ahora (aunque los echo de menos, daban rienda suelta a mi imaginación y a mis dedos y me salían unos textos muy suculentos, pero qué se le va a hacer).

Por fin sólo me quedan 3 meses para acabar la carrera así que busco prácticas y quiero intentar mantenerme lo más ocupada posible, me lo pide el cuerpo. Así que intentaré de alguna manera escribir aquí y escribir alguna cosilla en otro blog de lectura que he abierto (atentos al spam https://intothebooksheart.wordpress.com/ ). No dejo de sentirme culpable cada día por abandonar este blog 😦

Ahora por ahora la vida se me hace muy fácil. Intento dejar que fluyan las cosas y cuando el frente se presenta un poco feo respiro hondo, cuento hasta 3, cojo un libro y me repito a mi misma….no pasa nada, tranquila y sigue adelante. No hay nada que no tenga solución. Y me encanta haber cambiado la perspectiva de mi vida.

 

Eris.

Anuncios

4 comentarios en “218 días en reconstrucción

  1. Excelente manera de liberarte de esa carga emocional escribiéndola y dejando que personas como yo podamos verla, me identifico mucho con lo que escribes porque he pasado muchas veces por el proceso de reconstrucción y he dejado que la ira me consuma N cantidad de veces, pero comparto una lección que aprendí de tantas veces que me reconstruí, somo inmortales emocionalmente hablando, y no importa cuando veces seamos deshechos por alguna situación siempre podemos reconstruirnos y levantarnos, porque nada puede realmente matarnos a nivel emocional, sigue tu gran trabajo y un millón de éxito

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus palabras 🙂 Nunca lo habría descrito mejor: inmortales emocionalmente. Y tienes toda la razón. Hay que seguir luchando porque al final, todo tiene su recompensa. ¡Un saludo! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s