En proceso (II)

¿Alguna vez habéis contado las veces que deberíais haber hecho algo y no? ¿Cuántas veces habéis ignorado por completo las voces de alarma de vuestra cabeza? Porque yo he perdido la cuenta de las situaciones en las que debería haber dicho adiós y no lo he hecho; he perdido la cuenta de las veces que debí marcharme lejos.

Ahora no parece tener sentido dar mi brazo a torcer y hacer lo que debo, aunque sería lo más sensato por mi parte. Soy consciente de la situación, de cómo van a acabar las cosas -como deben, a estas alturas-, pero tengo una especie de problema con zanjar ciertos asuntos y éstos se hacen infinitamente largos, hermosos y terribles.

Si lo pienso bien, no me mueve un sentimiento desesperado, ni la esperanza, ni el dolor, ni la pérdida. Me mueve el amor. Un amor tan complicado que nadie, ni siquiera yo, entiende; un amor tan profundo que no te hace perder el sentido, pero sí el norte, aunque te deje ver las cosas con claridad. Es algo tan extraño y contradictorio que parece imposible.

Y es esa contradicción lo que me confunde. ¿Qué hago aquí si ya no me necesita? ¿Para qué me esfuerzo si le da lo mismo que me preocupe? ¿Para qué me quedo si no hace más que expulsarme poco a poco de su vida?

Debería darme por aludida de una vez y salir corriendo y salvar lo que queda de mi, que no es mucho.

Pero qué narices, sé que no lo voy a hacer.

Será entretenido reconstruirme trocito a trocito.

Eris.

 

Anuncios

6 comentarios en “En proceso (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s